Consejos referente al dinero al realizar viajes

Tiene las maletas listas, los boletos de avión en la mano y a toda la familia en la puerta esperando salir de casa rumbo a esas tan deseadas vacaciones.

Mientras, está indeciso si para tu viaje te llevas dinero en efectivo o si deberá pagar los gastos con las famosas tarjetas de crédito.

Uno de los temas más delicados, o al menos el que más inquieta antes de empezar, es el del dinero. No me refiero al presupuesto que, así a ojo, ya tenemos calculado, sino a la forma de manejar los asuntos económicos durante el viaje. Está claro que lo primero es hacer cuentas y dejar en el banco el dinero suficiente para afrontar los gastos que, lamentablemente, vamos a seguir teniendo en “casa”.

A continuación, tiene que asegurarse de que le queda saldo para cubrir el presupuesto con cierto margen. Lo ideal sería tener algún ingreso mientras está fuera, ya sea trabajando, vendiendo algo o alquilando el piso, pero no siempre se tiene tanta suerte.

Por último, hay que cerrar asuntos más prácticos como la forma de manejar el dinero. Internet nos ofrece la posibilidad de controlar las cuentas bancarias y hacer transferencias de forma casi inmediata, gracias a la banca online.

Pero no se puede vivir sólo con los bancos, hace falta efectivo. Sería muy poco prudente llevar todo el dinero encima, por el peligro que supone depender única y exclusivamente de no perderlo y de no sufrir otros percances más graves. Si va a residir una temporada en un país, se puede estudiar la opción de abrir una cuenta corriente allí y hacer un ingreso importante al principio o ir transfiriendo dinero desde su lugar de origen.

Pero si se va a mover de un sitio a otro, la cosa se complica. Dejando a un lado los cambios de divisa al cruzar cada frontera, se hace necesaria una forma fácil e internacional de obtener efectivo. Se tienen fundamentalmente 2 posibilidades: cheques de viaje y tarjetas de crédito o débito.

Al principio parece que los cheques de viaje son una buena elección, puesto que sólo usted los puedes cobrar (disminuye el riesgo en caso de robo o extravío). Pero la realidad es que luego resulta difícil encontrar un lugar para canjearlos y terminan saliendo caros, ya sea por la comisión del banco receptor o por el cambio que le aplican, que por supuesto beneficia a los de siempre.

Si pasamos a las tarjetas de plástico, en general hay pocas diferencias entre las distintas entidades, e incluso entre las opciones de débito y crédito. La comisión por disposición de efectivo en cajeros del extranjero suele rondar el 4%, con honrosas excepciones.

En cualquier caso, se suele compensar esta comisión con las pérdidas que se sufren cada vez que se hace un cambio de moneda. Como ventaja, prácticamente en cualquier país del mundo y a cualquier hora del día encontrarás un cajero para obtener billetes locales, sobre todo con una Visa en el bolsillo.

A la hora de pagar en comercios las diferencias son aún menores. Puede esperar alguna comisión en función de la normativa del país en el que se encuentre… y de la picaresca de quien le está cobrando. Y también es probable que el banco le incluya un pequeño porcentaje por concepto de cambio de divisa. El principal problema es que no siempre se admite el pago con tarjeta. En caso de elegir las tarjetas para viajar, es imprescindible llevar varias para evitar una catástrofe si se pierden o se estropean. Las de American Express y alguna Visa Oro disponen de un servicio rápido de reposición en cualquier lugar del mundo. A poder ser, conviene también mezclar los distintos tipos (débito y crédito, Visa y Mastercard,…) y usar cada uno cuando más convenga.

Ni que decir tiene que hay que tomar otras medidas de seguridad como apuntar en un papel aparte los números de teléfono para cancelarlas, fijarse bien en los recibos que se firman, ir controlando los pagos que llegan a la cuenta.

Por otro lado, para obtener la mejor tasa de cambio de efectivo o cheques de viajero, cámbielos a través de los bancos. Conseguirá mejores cambios que en mostradores de cambio de los aeropuertos o estaciones de tren u ómnibus, hoteles, restaurantes o comercios, a pesar que pueden tener horarios más convenientes. Para evitar los mostradores de cambio de los aeropuertos, hágase de un poco de dinero local antes de emprender el viaje; los bancos y casas de cambio pueden proveérselo.

Observe que además del tipo de cambio, en muchos países se cobran gastos y comisiones, con lo cual recibirá menos dinero del pensado. Averigüe los horarios de los bancos en donde se encuentre, ya que los mismos varían de país en país. Tenga a mano su pasaporte para cambiar cheques de viajero en el exterior. Una identificación con foto también es muy útil.

Guarde los recibos de cambio de monedas. Muchos países requieren que Ud. los muestre a la salida, especialmente si quiere convertirlo nuevamente a la moneda de su país.

De todas maneras, el mejor cambio lo obtendrá usando tarjetas de débito: a pesar de que las comisiones cargadas por las transacciones en cajeros automáticos pueden ser mayores que las locales, Cirrus y Plus tienen cambios altamente competitivos, porque están basados en tipos de cambios mayoristas ofrecidos sólo a los grandes bancos. Las tarjetas de crédito y compra también son cambiadas a una tasa muy razonable para las compras, pero no saque anticipos de dinero a menos que esté desesperado, las exorbitantes tasas de interés cobradas descompensará cualquier ahorro de los tipos de cambio.

Una recomendación válida es decirle al banco al menos los países que piensas visitar y las fechas cuando estará fuera. Si no lo hace corre el riesgo de que la compañía de crédito le congele su cuenta al no reconocer las transacciones que está realizando en un país extranjero.

Para el último día se debe conocer con antelación si hay que pagar tasas aeroportuarias (a menudo van incluidas en el billete de avión) o tasas de salida para reservar la cantidad correspondiente. Si después de todo aún sobra moneda local (que no podremos cambiar aquí), podemos intentar cambiarla en una oficina de cambio de la ciudad de donde partimos o en el propio aeropuerto

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas