Vuelos Low Cost. ¿Por qué tan baratos?

¿Cómo es posible que los vuelos low cost sean tan baratos?

Más de uno de vosotros habrá comprado alguna vez un billete de avión a precio low cost. Ello supone muchas veces, viajar al mismo destino al que llegaríamos con una aerolínea convencional, pagando un 40% o menos del importe total. Para entender esto, te dejamos las 8 claves básicas que permiten que las aerolíneas de bajo coste o low cost, sean una realidad:

  1. Hay mayor densidad de asientos que en las aerolíneas convencionales. Mientras las low cost pueden llevar a 148 pasajeros en un viaje, los convencionales solo a 128.
  2. La vuelta se agiliza cerca del 50%, al usar aeropuertos pequeños, tardando 25 minutos en volver a despegar para regresar al origen, por lo que los aviones low cost (ofertas de vuelos) vuelan más veces. Mientras, las aerolíneas convencionales tardan 45 minutos en regresar, puesto que la vuelta se demora debido a que utilizan grandes aeropuertos con mucho tráfico.
  3. Los vuelos low cost son directos, sin transfers, y cortos. Los vuelos convencionales tienen transfers y son de largo recorrido.
  4. Los aeropuertos de low cost, al ser más pequeños, tienen instalaciones más simples con costes bajos, mientras que las convencionales, que usan aeropuertos más grandes, tienen costes más altos.
  5. Los billetes se venden directamente, principalmente por Internet como billetes electrónicos (easyJet 95%), mientras que las convencionales venden parte de sus billetes por agencias de viajes, incrementando el coste.
  6. No hay florituras y por tanto se reducen los costes. En las aerolíneas convencionales, hay revistas de entretenimiento, check-in rápido, lounge, billetes de papel, clase business, catering, etc.
  7. La flota de las low cost esta estandarizada (usan un solo modelo de avión), por lo que el mantenimiento es más barato y la formación del personal, menos costosa.
  8. El salario tiene una alta proporción de variabilidad (hasta un 26%), por lo que el coste del personal esta más optimizado. En las aerolíneas convencionales, el salario básico es más alto, solo varía un 11%.

Así que si contamos el ahorro de la mayor densidad de asientos (16%), el mayor uso de los aviones (3%), el coste reducido de personal (3%), los aeropuertos más económicos y las menores tasas (6%), el uso de un único modelo de avión (2%), el menor coste de estacionamiento de los aviones (10%), la supresión del catering en los vuelos (6%), la supresión de las comisiones de las agencias (6%), los salarios reducidos (3%) y un menor coste administrativo (2%), obtenemos un 43% de ahorro frente a las compañías aéreas convencionales… ya sabes, no tengas miedo a viajar en vuelos low cost, aunque ten en cuenta que no será igual que uno convencional.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas