Sensación submarina en Argentina

Lago Traful, Neuquén

Agua y árboles
Para conocer este lugar alucinante, necesitas haber aprobado algún curso de buceo previo. Hay cursos de 3 a 15 días y los precios van desde $300 a $500 (pesos argentinos) con equipo incluido. El viaje empieza en el muelle de Villa Traful hasta llegar al Bosque sumergido, que es una masa de cipreses ubicado en el fondo del lago. Desciendes a 30 metros de profundidad, por eso necesitas un traje de neopreno. Y una vez adentro, ves los troncos y las ramas de los arboles, además de increíbles peces.

Puerto Madryn, Chubut

Bautismo de agua

La Capital del Buceo es para los que recién empiezan. Tu primera vez desciendes a las profundidades junto a buzos profesionales que, en una charla previa, te explican detalles técnicos para moverte con agilidad y como pez en el agua. De la mano del instructor inicias el descenso, donde podrás ver la flora y la fauna más variada del planeta, o nadar entre los hierros de un enorme buque pesquero hundido, aunque para llegar a este lugar es necesario ser un buzo experimentado. De souvenir te llevas una foto y un certificado de buzo.

Rada Tilly, Chubut

Instantáneas
¿Quién dijo que tienes que ser un experto para dedicarte a la fotografía acuática? En rada Tilly, podes llevar (o alquilar) una cámara digital, con carcaza submarina para sacar las mejores fotos de tu vida. Organizan safaris fotográficos debajo del agua, con guías que conocen los mejores escenarios. Está ubicada a 14 kilómetros de Comodoro Rivadavia y es otro de los lugares imperdibles para sumergirte y descubrir peces, arrecifes, moluscos, algas marinas y hasta barcos hundidos en las profundidades del mar.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.