Sara Carbonero Comparte su Gran Susto en un Avión

Sara Carbonero relata el gran susto que ha vivido en un avión durante un viaje Porto-Madrid.
Sara Carbonero Comparte su Gran Susto en un Avión

Sara Carbonero viaja en avión de forma frecuente, sin embargo, este vuelo en concreto no lo olvidará en mucho tiempo por las emociones que vivió a bordo.

Vuelo en avión desde Porto hasta Madrid

Sara Carbonero ha compartido a través de su blog en la revista Elle detalles de un susto que vivió en uno de sus viajes en avión en un vuelo con salida de Porto y destino a Madrid. Sara Carbonero explica: “No sé calcular así, ahora mismo cuántos viajes en avión he podido hacer a lo largo de mi vida pero son bastantes y no recuerdo ninguno tan angustiante. Lo normal para un vuelo Porto-Madrid es tardar unos 50 minutos o una hora. Bueno pues llevábamos casi dos horas en el aire y ni siquiera estábamos cerca del aeropuerto de destino”.

Y añade: “Los nervios de los pasajeros iban en aumento y yo no quitaba mi vista de la cara de la asistente en vuelo”. La periodista concreta: “Llevábamos más del doble del tiempo que debía haber durado el vuelo y más allá del retraso y del contratiempo que supone no llegar a la hora prevista, la situación estaba volviéndose cada vez más agobiante”.

Las reflexiones de Sara Carbonero en pleno vuelo

En este viaje de avión, Sara Carbonero también tuvo mucho tiempo para pensar: “Pensé en mi familia, en mis hijos y tuve miedo, mucho miedo. Un miedo irracional que antes de ser madre no conocía pero que en los últimos años me acompaña a menudo”.

Pero, además, dio un giro a esta perspectiva: “También tuve tiempo de darle una vuelta a eso. ¿Sería entonces que ahora valoro más mi vida que cuando ellos no habían nacido? ¿Es que antes de ser madre era una inconsciente? Más bien creo que la maternidad viene con un montón de cosas maravillosas y con un buen puñado de miedos e inseguridades, como por ejemplo el miedo a no estar y que tus hijos te necesiten, a no verles crecer, a perderte algo de sus vidas. Me entraron sudores fríos y una sensación de claustrofobia tremenda”.

Fuente – Blog Cuando Nadie me Ve

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.