Experiencia única en la Antártida

En medio de la soledad de la Antártida, los viajeros aventureros pueden descubrir un paisaje etéreo que perdurara en la memoria. Muy pocos se han aventurado en este continente suplicante e inaccesibles, pero los que se han animado han tenido el privilegio de contemplar las altas montañas, glaciares y témpanos voluminosos de ensueño. Quizás más que cualquier otro lugar, la Antártida es recordada por aquellos que la visitan con un impresionante y salvaje poder de la naturaleza.


La Antártida le da la bienvenida a muchos cruceros turísticos y los transbordadores a la región cada año, y las instalaciones están en continuo desarrollo, con las opciones disponibles de alojamientos, gastronomía y paseos. En la actualidad existe una amplia oportunidad de ascender el Monte Erebus, el volcán activo más austral de la Tierra, también es posible volar en helicóptero o viajar en barco a las colonias de pingüinos, y poder conocer la mayor parte de un terreno que está repleto de vida silvestre, con una multitud de aves, focas , albatros y ballenas enormes.

Algunos sostienen que la Antártida está cambiando, muchos consideran que es creciente interés y el deseo de preservar la Antártida en su estado elemental para evitar cualquier daño ambiental potencial. La Antártida es todavía una experiencia mágica que si a la mayoría, se les da la oportunidad, la encontraran difícil de resistir.

Quizás la razón detrás de la fascinación con la Antártida es su función como un símbolo de resistencia y supervivencia. Antes de ser visto por primera vez (1819), el continente había sido objeto de constantes especulaciones, se hablaba en términos casi míticos. Incluso una vez conocida (los primeros humanos ocuparon el continente en 1899), la Antártida parece inhóspita e incomprensible y, en muchos aspectos, lo sigue siendo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.