La Isla de Kos, Grecia

Grecia es uno de los mejores destinos turísticos a la hora de pensar en disfrutar de la playa. En sus numerosas islas encontraremos playas incomparables, de una belleza que llega a abrumar.
La isla de Kos, en el archipiélago del Dodecaneso, en el Mar Egeo, es uno de estos lugares privilegiados.

Para llegar a ella hay que hacerlo en barca desde el puerto Bodrum y recorrer unos 4 kilómetros. AL llegar nos encontramos con un mar de un intenso color azul turquesa y unas pequeñas playas paradisíacas que se extienden a lo largo de una costa de aproximadamente 100 kilómetros de longitud.

Las playas de la parte norte de la isla están formadas por piedras de tono oscuro, mientras que por la zona este y sur, las playas se van volviendo de una arena muy fina, dorada y limpia.

Kos es una isla pequeña, con una superficie de 40 kilómetros de largo y 8 kilómetros de ancho. En ella también podremos disfrutar con los numerosos restaurantes, bares y discotecas, y es obligada la visita a su castillo del siglo XV.

En el centro de la ciudad se encuentra el Santuario de Afrodita, el Agora antigua y el pórtico. También existe otra excavación donde están las termas romanas, un gimnasio, la casa romana y el Odeón. Otra curiosidad de esta isla es el milenario árbol, que según la tradición local, plantó el mismo Hipócrates y debajo del cual tenía costumbre de impartir sus clases.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.