ViajesFull en tu Idioma

EnglishPortugueseSpanish

Icaria, Grecia: la isla de los Centenarios

A orillas del Mar Egeo, frente a las costas turcas, está la isla de Icaria. Sus 10000 habitantes tienen tres veces más posibilidades de llegar a los cien años que las personas de cualquier otro lugar en el mundo.

 

 

Icaria, Grecia, la isla de los centenarios
Icaria, Grecia, la isla de los centenarios

Según varios estudios científicos, uno de cada tres icarianos llega a los 90 años. Tienen un 20% menos de probabilidades de padecer cancer, sufren un 50% menos de enfermedades cardiovasculares, no sufren depresión ni demencia y tienen una vida sexual activa hasta el final de sus vidas.

Icaria es una hermosa isla griega, que tiene ese nombre porque, de acuerdo a la mitología, es el lugar en donde cayó Icaro al derretir el sol la cera con la que había pegado las alas que se había fabricado para volar.

Al parecer, parte del secreto de la longevidad de los icarianos está en su dieta. Tradicionalmente, los habitantes de la isla comieron siempre lo que producen en su tierra. Para el desayuno, leche de cabra, vino local, té de salvia o café griego, miel y pan casero. Al mediodía, lentejas, garbanzos, papas, y verduras como el apio, diente de león o la horta, parecida a la espinaca. Siempre con aceite de oliva. Para la cena, sólo leche de cabra y pan, acompañado por té de hierbas.

Al parecer, las hierbas de Icaria tienen una carga de polifenoles muy superior al de otras regiones. Esto hace que el té de hierbas de la isla sea antioxidante y regulador de la presión sanguínea.

Los icarianos casi no consumen carne. Ni siquiera demasiado pescado, a pesar de estar a orillas del mar. Por lo tanto, evitan las enfermedades cardíacas que produce el exceso de carne en la dieta.

Otro factor importante es que los icarianos duermen, siempre, la siesta. Esto reduce en un 40% el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Y los isleños tienen, además, un temperamento alegre y despreocupado. No están pendientes de la hora, y nadie se molesta si alguien va a visitarlo varias horas después de lo acordado. Dadas las condiciones de la isla, nadie puede pasar un día entero allí sin subir, al menos, diez o doce colinas, por lo que todo el tiempo están haciendo ejercicio.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.