Ronda ( Malaga ) una experiencia muy agradable

Ronda es uno de esos destinos para una semana inolvidable. La primera experiencia muy agradable es el camino para llegar a Ronda. Yendo desde Málaga son 100 kms de verdor que llenan la vista de montañas algunas veces y de prados en otras.

Ronda a pesar de ser una ciudad pequeña de apenas 36 mil habitantes, nunca se la acaba de conocer, son tantos sus rinconcillos, sus pequeños encantos ocultos por todas partes esperando que vayas a por ellos. Es una ciudad que invita a ser descubierta por sus inclinadas callejuelas donde abundan los museos, las tabernas y las tiendecillas de regalos.

Ronda es una ciudad de monumentos históricos que se conserva desde el siglo XVIII. El primero es el Puente que la divide en dos partes, imponente y majestuoso que se ha convertido en su emblema con sus 100 metros de altura sobre el profundo precipicio que deja ver, al fondo el río Guadalevín. Le siguen la Plaza de Toros, la Casa del Gigante, El Palacio Mondragón y otros muchos, son testimonio de su pasado y le imprimen encanto.

Algunos de éstos cobran otra entidad iluminados, es un paseo nocturno que no se puede dejar de hacer.

Su centro  histórico, una medina árabe, tiene mucho ambiente, turistas de muchas nacionalidades, restaruantes, cafeterías, heladerías, terrazas y calles enteras de ventas de souvenirs.

Puedes hospedarte tanto en un hostal como en un hotel de lujo, como por ejemplo el fabuloso Parador Turístico de Ronda que está justo al lado del Puente. De cualquier manera no querrás pasar mucho tiempo en la habitación, Ronda estará siempre esperando que la camines y la disfrutes.

También te puede interesar: Playas del caribe hondureño

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.